Rumbo a la próxima revolución de la

Más de la mitad de la energía que se consume en la Unión Europea depende de suministro exterior. En concreto un 53%, lo que le convierte en una de las regiones del mundo con mayor dependencia energética. Algo que le coloca en una posición de vulnerabilidad ante situaciones imprevistas, como sucedió el año pasado con la crisis política entre Europa y Rusia, principal proveedor extranjero. La seguridad energética pasó a ser una cuestión fundamental para el Viejo Continente, que en los últimos meses disminuye, poco a poco, su dependencia rusa.

Más información: http://cincodias.com/cincodias/2015/06/12/empresas/1434131772_318207.html

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Reply